Peeling Químico

El peeling químico es un tratamiento seguro que por medio de una exfoliación química ayuda a renovar las capas de la piel y poder así eliminar imperfecciones y favorecer un color uniforme. Normalmente se utilizan diferentes ácidos (glicólico, salicílico, mandélico, resorcina, tricloracético, etc.) en función de los resultados que se busquen, del tipo y estado de la piel, de la edad y del historial clínico. Los peelings se utilizan para corregir arrugas finas, medias o profundas, para tratar el acné (activo, leve o moderado) y sus secuelas, el fotoenvejecimiento, el envejecimiento cutáneo, la flacidez, la piel fina y rugosa, la piel grasa, las manchas cutáneas, las queratosis actínicas, etc... Previo a cualquier tipo de peeling se debe realizar un desengrasado y limpieza profunda de la piel. Después se aplica la cantidad necesaria del ácido indicado. Se deja actuar durante el tiempo preciso. Notará una sensación de picor o quemazón y enrojecimiento. Transcurrido el tiempo necesario se neutraliza el ácido y la sensación de picor irá desapareciendo a la vez que se aplica una mascarilla hidratante. Los cuidados posteriores son no exponerse al sol y aplicar las cremas de apoyo en casa. Se recomiendan 4-6 sesiones continuas con intervalo de 2 a 3 semanas, posteriormente sesiones de mantenimiento de 2 a 6 meses.
30 Minutos
El costo de la primera sesión es de $1500 Sesión subsecuente $1000

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email